Excelencia en la interpretación: la III conferencia de rectores

FolletoHace ya unas semanas (el 14 y 15 de noviembre) la Dirección General de interpretación y Conferencias del Parlamento Europeo celebró en Bruselas la III Conferencia de Rectores, un Foro Global sobre Interpretación que llevaba como título «Comprometidos con la excelencia en la interpretación de conferencias» y que reunió a rectores, vicerrectores y otras autoridades universitarias, además de responsables de departamentos de interpretación y otras partes interesadas de los Estados miembros de la Unión Europea y de fuera de ella. El objeto de este ciclo de conferencias es potenciar la colaboración estratégica entre instituciones, el Parlamento Europeo en este caso, y las universidades encargadas de formar intérpretes y debatir, entre otros asuntos, la interpretación como especialización y como disciplina de investigación, la neurobiología, la globalización, las políticas lingüísticas y el multilingüismo, las nuevas tecnologías o los últimos avances en reconocimiento de voz.

La grabación de las conferencias se puede ver en la página del Foro (vídeo del día 13 y vídeo del día 14) donde además podemos consultar el programa, información sobre ponentes y participantes, y descargarnos alguna de las interesantes presentaciones que disfrutaron los asistentes, como la del primer día de Anders Ericsson (Departamento de Psicología de la Universidad del Estado de Florida, EE. UU.) «Reaching for Excellence in Interpreting: Suggestions from Studies of Chess Masters, Musicians, Athletes, and Doctors», la de Alexis Georges Hervais-Adelman (Facultad de Medicina, Universidad de Ginebra, Suiza) «Progress in the neurobiology of simultaneous interpretation» o la de Magdalena Olivera y Nathalie Loiseau (Universidad de Ginebra, Suiza), «Multitasking Processes in Music and Interpreting – can and should multitasking be taught?».

Global Interpretation Forum - Family picture

Proyecto de formación virtual de intérpretes de Lengua de Señas Colombiana

Logo_peque

Fernando Barbosa Sánchez es intérprete de Lengua de Señas Colombiana (LSC) y Coordinador de Formación en el Centro de Relevo del Ministerio de Tecnologías de la información y las Comunicaciones de Colombia (Ministerio TIC). El Centro de Relevo es fruto de un convenio entre el Ministerio TIC y la Federación Nacional de Sordos de Colombia (Fenascol) y ofrece una serie de servicios gratuitos a la población sorda colombiana:

> Relevo de llamadas: un sistema a través del cual las personas sordas pueden comunicarse con personas oyentes a través de un intérprete de lengua de señas colombiana.

> Servicio de interpretación en línea, SIEL: una plataforma donde el usuario sordo puede contar con un intérprete en línea accediendo al servicio desde un dispositivo que tenga conexión a internet y sistema de amplificación de audio y micrófono.

> Diccionario: permite el acceso factible a la digitalización tecnológica para identificar y comprender el uso de conceptos y sus variaciones en español desde diferentes contextos.

> Formación virtual de intérpretes: una línea de formación de intérpretes para consolidar el acceso a la comunicación por medios virtuales a las personas sordas.

clipboard0-horzPrecisamente es de este último apartado del que quiero hablar. Fernando trabaja también para la Federación Nacional de Sordos de Colombia (Fenascol) liderando un proyecto de diseño curricular cuyo objetivo es diseñar un programa de formación universitaria para intérpretes de LSC ya que en Colombia no existen en la actualidad programas de formación de pregrado para intérpretes de lenguas orales y solo un programa tecnológico (3 años) de formación de intérpretes de LSC, con grandes carencias sobre todo en la consolidación de la primera lengua. El propósito fundamental de este proyecto es diseñar un programa curricular de formación en Interpretación LSC/Español que pueda implementarse de manera virtual en alguna universidad de Colombia, ya que los destinatarios de dicho programa trabajan y no disponen de tiempo para asistir a clases presenciales ni desplazarse a otra ciudad para formarse profesionalmente durante un mínimo de 3 años.

Para el Centro de Relevo es esencial contar con intérpretes cualificados que cubran la demanda de servicios de interpretación en línea y de interpretación de llamadas. Sin embargo, el número de intérpretes cualificados a través de cursos no formales y de la práctica es muy limitado, de ahí la necesidad de una línea de acción que permita formar más intérpretes de LSC con miras a garantizar el derecho al acceso a la información por parte de las personas sordas.

El proyecto está analizando modelos de formación de intérpretes de Lengua de Señas en otros países, como Canadá, cuya experiencia les ha servido para diseñar un modelo similar adaptado a las necesidades y contexto colombianos. Hasta ahora el proyecto ha diseñado las competencias y criterios de desempeño de más de 30 espacios académicos con un total de 104 créditos distribuidos en 6 semestres educativos.

Una de las principales preocupaciones de los intérpretes y del equipo del Centro de Relevo es la carencia que existe en cuanto a comprensión y producción en la primera lengua entre los intérpretes en ejercicio, razón por la que este proyecto desea conocer cómo se lleva a cabo la formación de intérpretes de lenguas orales en España y especialmente lo que concierne a la formación en la primera lengua. Así que si pensáis que podéis aportar información a este proyecto, no dudéis en poneros en contacto con el Centro de Relevo o visitar su página aquí.

Máster en Interpretación de Conferencias en la UAX

United Nations Headquarters

Javier del Pino es el encargado de dirigir el nuevo Máster en Interpretación de Conferencias que oferta la Universidad Alfonso X el Sabio y que se imparte en el Campus de Villanueva de la Cañada. Como novedad, este Máster ofrece todas las lenguas oficiales de la ONU (árabe, chino, francés, inglés y ruso) y tiene como objetivo formar a intérpretes de conferencias para que puedan trabajar en la Organización de las Naciones Unidas, en la Unión Europea, en otras organizaciones internacionales, o en reuniones bilaterales de cualquier nivel e importancia.

En este curso de posgrado los profesores de interpretación consecutiva y simultánea son intérpretes en activo acreditados ante organizaciones internacionales o grandes empresas y ministerios; la mayoría de las clases son de carácter práctico (un 80%), y el resto se dedica a materias como la teoría de la interpretación, las organizaciones europeas e internacionales, la documentación, la terminología parlamentaria, jurídico-administrativa, etc.

El curso se estructura en 6 módulos, 5 de carácter obligatorio (M1, M2, M4, M5 y M6) y 1 de carácter optativo no obligatorio (M3): en total 840 horas presenciales y 200 horas optativas no obligatorias.

Los Módulos (M1 y M2): La práctica de la interpretación consecutiva y simultánea de la 1ª lengua extranjera y de la 2ª lengua extranjera al español.
El Módulo (M3): La práctica de la interpretación consecutiva y simultánea de la lengua 3ª lengua extranjera al español.
El Módulo (M4): 2 horas diarias de prácticas de interpretación consecutiva y simultánea en grupo autónomo bajo la supervisión de un profesor y al periodo de prácticas en instituciones internacionales (30horas).
El Módulo (M5): Teoría de la interpretación y a materias afines a la interpretación como las instituciones europeas e internacionales, la documentación y preparación de una conferencia, o la terminología jurídica, parlamentaria, administrativa y militar, la historia de la interpretación, el Código Deontológico, las Normas Profesionales y el trabajo en cabina.
El Módulo (M6): Trabajo obligatorio de Fin de Magíster.

Si queréis más información, podéis consultar la página web del MIC de la UAX

Rompiendo el hielo en interpretación: UCO-ICE

ICE2

La Universidad de Córdoba saca a la luz un interesante proyecto para la formación y práctica de intérpretes: Breaking the ICE (interpretación en contextos especializados) in interpretation. Se trata de una plataforma virtual que contiene recursos gratuitos para la enseñanza, aprendizaje y práctica de la interpretación; vídeos y actividades específicas clasificadas por idiomas, temas, niveles y modos de interpretación.

La plataforma está todavía en modo de pruebas, pero os animo a probarla, difundirla y enviar sugerencias a la UCO.

Desde México: Young Terps Aware, el nuevo proyecto del CMIC

El Colegio Mexicano de Intérpretes de Conferencias (CMIC) es una organización de intérpretes profesionales cuyo objetivo es establecer condiciones dignas de trabajo, intercambiar experiencias y darle un orden general al desarrollo de la profesión en México. En su página web podéis leer varios blogs sobre interpretación muy recomendables (Los Lenguas, Hitos y Mitos), escuchar entrevistas grabadas en vivo sobre distintos aspectos de interés para la profesión (canal Livestream) así como una serie de podcasts también sobre temas importantes para nuestro desempeño como intérpretes (Podcasts de México)

El último proyecto del CMIC, orquestado por la Comisión de Vinculación Comunitaria, se denomina «Young Terps Aw@re» (YT@) y se trata de una serie de vídeos divulgativos e informativos dirigidos a estudiantes e intérpretes que se inician en la profesión. Aquí os dejo los primeros vídeos del proyecto:

Presentación del proyecto

¿Por qué trabajamos en pares?

Etiqueta en cabina

Reflexiones sobre el primer MOOC de interpretación

UJIA principios de año la Universitat Jaume I de Castellón (UJI) organizó un MOOC (massive open online course) de 6 semanas sobre interpretación titulado «Interpretación simultánea inglés-español: ejercicios de preparación». Movida por la curiosidad me apunté sin dudarlo y no me defraudó. El curso me pareció novedoso por su temática (que se sepa no existe hasta la fecha ningún MOOC dedicado a la interpretación) pero también por su formato, ya que la idea del curso no era tanto transmitir contenidos sino entrenar algunas habilidades y destrezas importantes a la hora de interpretar a través de la práctica guiada y con un grado bastante importante de interacción entre participantes.

ProfesoradoLa preparación, organización y dirección del curso estuvieron a cargo de Ulrike Oster y Marta Renau Michavila (Departamento de Traducción y Comunicación de la UJI), grandes profesionales con amplia experiencia no solo en la práctica sino en la investigación y la formación de intérpretes. Ulrike y Marta han accedido a compartir con nosotros sus reflexiones sobre el curso y su organización, y desde aquí les envío mi agradecimiento por su amabilidad y buena disposición a colaborar contestando a estas preguntas y compartiendo sus reflexiones sobre esta primera experiencia MOOC en interpretación:

El curso tuvo un enorme éxito y, si no me equivoco, se inscribieron cerca de 1700 personas de medio mundo. El acceso era abierto a todo el mundo pero, como era de suponer, la mayor parte de los participantes procedían de España pero también de América del Sur, especialmente de Argentina. ¿Cuál es el perfil de los participantes en cuanto a nacionalidades y profesión (estudiantes o recién licenciados de interpretación, estudiantes o recién licenciados de otras carreras, profesionales etc.)?

Sí, como pasa en la mayoría de los MOOC, el interés por el curso fue masivo, y se llegaron a inscribir y completaron nuestra encuesta inicial 1695 personas de todos los continentes. De ellos, un 51% reside en España, un 35% en Latinoamérica, un 11% en el resto de Europa y unos pocos de otros países de América, Asia, África u Oceanía. En total hubo representación de 45 nacionalidades, entre las que por número destacan, además de la española, la colombiana, la argentina, la mexicana, la peruana y la venezolana. Por si alguien se interesa por cifras más exactas, hemos hecho accesible esta y muchas otras informaciones sobre el curso en academia.edu.

En la encuesta inicial preguntamos por la experiencia o formación previa de los participantes y a raíz de las respuestas podemos diferenciar entre cuatro perfiles de usuario:

– Estudiantes de traducción e interpretación que estaban cursando asignaturas de interpretación (30%).
– Personas que ya tenían experiencia profesional en el campo de la interpretación (un sorprendente 10%).
– Personas sin experiencia ni formación en interpretación, pero que podríamos considerar afines puesto que ya ejercían como traductores o habían estudiado filología inglesa (37%).
– Y, finalmente, también hubo personas cuya situación de partida no parecía ser la más idónea para un curso de estas características, puesto que, además de no tener ninguna vinculación con el campo de la traducción o interpretación, declaraban tener problemas con la comprensión oral del inglés (22%).

¿Qué reto supuso un curso tan numeroso desde el punto de vista organizativo?

Evidentemente, el número de participantes ya es un reto en sí. No obstante, como es característico de los MOOC, el número inicial de inscritos se redujo considerablemente. En nuestro caso, de los 1695 inscritos iniciales, llegaron a realizar la primera actividad 660, y 270 llegaron a completar las seis semanas de curso. Aun así, se trata de unas cifras que convierten la gestión de la docencia en un desafío considerable.

Por una parte, por el mero número de participantes, ya que este obliga a una dinámica de enseñanza totalmente diferente a la habitual. La imposibilidad de que las profesoras efectuásemos un control y una retroalimentación cualitativos nos hizo plantearnos dos objetivos metodológicos: queríamos que el curso contribuyese a desarrollar y fomentar la autonomía de los estudiantes (dando pautas para la autoevaluación y facilitando el acceso a material adicional abundante) y tratamos de crear e impulsar la interacción entre los participantes, para que se apoyasen mutuamente y aprendiesen unos de otros.
Por otra parte, la diversidad de participantes también suponía un reto. Habíamos diseñado el curso para un grupo meta en particular (el primero de los que hemos mencionado) y con un objetivo muy concreto y limitado: a partir de nuestra experiencia en la Universitat Jaume I, queríamos proporcionar actividades y materiales complementarios para las primeras fases del aprendizaje de la interpretación simultánea, con el fin de que los estudiantes de interpretación pudiesen entrenar de manera independiente pero guiada algunas de las habilidades básicas para la interpretación y afrontar así con más seguridad sus clases de interpretación.

El hecho de que una parte considerable de los participantes no correspondieran a este perfil y pudiesen tener motivaciones y expectativas diferentes nos obligó a un enfoque más general en nuestras explicaciones e intervenciones. De esta manera, el curso cumplió también una función más divulgativa que inicialmente no habíamos tenido en mente, la de captar el interés en la formación en este ámbito, concienciar de la necesidad de formación específica así como mostrar las dificultades de la interpretación simultánea y motivar para formarse más (porque los estudiantes perciben que con la práctica se mejora).

El curso se realizó íntegramente a distancia a través de Internet. ¿Os supuso alguna dificultad desde el punto de vista técnico, organizativo o pedagógico?

Claro, fue una experiencia nueva tanto para nosotras y nuestra universidad como para los participantes, por lo que había muchas cosas que descubrir y aprender. Desde el punto de vista técnico, por ejemplo, es imprescindible que cada participante tenga acceso a un mínimo de tecnología para la grabación de audios (incluido el conocimiento sobre cómo usar los programas) y se tienen que establecer claramente cuáles son los estándares comunes que permitirán el intercambio de archivos.

Evidentemente, el formato masivo hace que la gestión de la interacción entre los participantes y con las profesoras sea muy compleja y requiera mucha dedicación. También resultó ser un cóctel bastante explosivo la combinación entre la existencia de plazos rígidos (cosa inevitable en algunos tipos de tareas) con la presencia de participantes de todo el mundo, que viven en diferentes husos horarios.
Y como profesoras noveles en el mundo de los MOOC posiblemente nos sentimos demasiado responsables de nuestras actividades, materiales y estudiantes. A través de los foros intentábamos ayudar con cada duda o problema y pretendíamos que todos aprovecharan los materiales de la manera en la que los habíamos diseñado. Fueron seis semanas intensas y gratificantes, pero aprendimos que ese nivel de implicación del profesorado no es sostenible. La experiencia nos sirvió para ser más conscientes de que un MOOC no es más que una oferta formativa. Los participantes la toman o la dejan, interactúan con ella como quieren o como sus circunstancias les permiten. El profesorado diseña las actividades de la mejor manera posible, pero son los estudiantes los que las tienen que hacer suyas y responsabilizarse de su aprendizaje.

Supongo que tuvisteis que adaptar los materiales del curso al entorno virtual, algo especialmente complicado al tratarse de una actividad como la interpretación simultánea. ¿Satisfechas con el resultado?

Sí, en este aspecto estamos muy satisfechas porque la experiencia confirmó nuestra idea de que la interpretación simultánea se presta, al menos de manera complementaria, a una modalidad virtual de enseñanza-aprendizaje. Con las actividades no tuvimos ningún problema porque gran parte de los materiales los elegimos o creamos para este curso. Y fue muy interesante el reto didáctico de adaptar los planteamientos que usaríamos en una clase presencial a las posibilidades de los diferentes tipos de recursos de un entorno virtual porque nos obligaba a explorar las herramientas a nuestra disposición y hacer un uso creativo de ellas.

Una parte importante de este MOOC ha sido la interacción entre participantes, a través de foros, wikis y talleres de evaluación. ¿Qué podéis decir de la experiencia y nivel de participación?

Sí, la interacción entre participantes fue una de las ideas centrales que nos guió. Desde nuestra experiencia como intérpretes de conferencia, partimos de la convicción de que la profesión de intérprete gira en torno a dos polos aparentemente opuestos: la excelencia en la actuación individual y la dependencia de la labor de los compañeros y la relación con ellos (dentro y fuera de la cabina). Por ello queremos trasladar un poco de esta necesidad y utilidad de la colaboración al aula. Está claro que en un grupo tan grande no todos están dispuestos a colaborar en el mismo grado, pero hubo iniciativas muy positivas por parte de los participantes, como la creación de un grupo propio en LinkedIn, o que aprovecharan los foros para hacerse preguntas y recomendaciones mutuamente. En general, podríamos resumir nuestras impresiones sobre el grado de interactividad de dos maneras diferentes: cuando la interacción era obligatoria, esta era masiva (por ineludible) y la calidad de las interacciones bastante desigual. En cambio, cuando una actividad tenía un componente de interactividad opcional, la participación era mucho más minoritaria, pero las contribuciones eran todas muy interesantes. Por tanto, una combinación de ambos tipos nos parece lo más adecuado.

Mención aparte merecen las actividades de evaluación por pares, en las que, para participar, un estudiante debía subir un archivo propio con su tarea dentro de un plazo y evaluar la grabación de uno o varios compañeros dentro de otro plazo. Por ello, estas actividades requerían un nivel de compromiso y responsabilidad por parte de los estudiantes difícil de alcanzar en un grupo tan grande y tan heterogéneo. Conseguir que cada participante recibiese al menos una evaluación de su trabajo es lo que nos dio más quebraderos de cabeza a lo largo del curso, lo que nos llevará probablemente a introducir alguna modificación en el futuro.

Una de las cosas que en mi caso más quebraderos de cabeza me dio fueron los plazos de entrega. Supongo que al ser un curso masivo hay que automatizar la gestión de las tareas, pero me resultó especialmente frustrante no poder cumplir con alguno de los plazos ¿Habéis tenido problemas en ese sentido o la mayoría ha podido cumplir con plazos y entregas? ¿Pensáis que se podría hacer de otra manera?

Sí, este es el único punto del planteamiento del curso que calificaríamos de problemático (y que pensamos que requiere un replanteamiento), puesto que creó cierta frustración entre un número de participantes. El problema en sí no eran tanto los plazos sino su relación con la obtención del certificado de participación del curso. Y, aunque desde nuestra perspectiva un certificado de un curso de estas características sólo puede tener un valor simbólico, es cierto que constituye una fuente importante de motivación para muchos participantes. Pues bien, una peculiaridad de la plataforma didáctica que utilizamos, y en esto se diferencia de otras plataformas de MOOC, es que la obtención del certificado estaba ligada a la realización de determinadas tareas. Éramos las profesoras las que podíamos definir cuáles eran esas tareas obligatorias, pero no era posible establecer un porcentaje x de consecución de las tareas ni tampoco podíamos alterar el listado una vez comenzado el curso. Es decir, la persona que fallase en una sola de las entregas obligatorias podría continuar con el curso, pero ya no tendría acceso al certificado. Esto no era problemático en la mayoría de tareas: simplemente alargamos los plazos de entrega hasta el final del curso. Pero sí lo era en las actividades de evaluación por pares, ya que estas necesariamente tienen un funcionamiento muy rígido y automático: se define un plazo para la entrega de las tareas; una vez pasada esa fecha, el sistema distribuye automáticamente las tareas recibidas entre los participantes para que evalúen a algunos compañeros; y se fija otro plazo para la entrega de las valoraciones. Y, por mucho que avisásemos de estas condiciones desde el principio, en un grupo tan grande siempre hay personas que, por la circunstancia que sea, no llegan a alguno de estos plazos inamovibles. Por ello, nuestro reto principal, si repetimos la experiencia, es encontrar una manera de engañar el sistema, con la ayuda de los técnicos del CENT de la UJI, y hacer posible una solución de porcentajes.

¿Cuál sería vuestra apreciación global de este primer MOOC sobre interpretación como organizadoras y como profesoras de interpretación?

Nuestra valoración global es muy positiva. Fue un reto didáctico y tecnológico, y se convirtió en una experiencia muy gratificante gracias a la respuesta y actitud tan positiva de los participantes.

¿Para cuándo el siguiente?

Este ha sido un proyecto piloto y habrá que esperar las decisiones de la Universitat Jaume I sobre el programa de los MOOC para el curso que viene. Nuestra intención es volver a ofrecer el mismo curso, o uno muy similar, el año que viene en las mismas fechas, es decir entre enero y marzo. Esperamos que así sea, para poder cumplir la promesa que les hicimos a los muchos que no pudieron participar por llegar tarde al plazo de inscripción (nuestro primer plazo inflexible ;) y a los que como única alternativa ofrecimos inscribirse en una lista de interesados para próximos cursos, que sigue abierta y a la que se puede acceder desde la página del MOOC.

Y si nos vuelve a salir la vena experimental, para el futuro estamos pensando en añadir algunos pequeños módulos opcionales sobre aspectos no contemplados hasta ahora, como una primera aproximación a la interpretación desde otras lenguas o a la interpretación hacia la lengua B. También nos encantaría lograr extender el enfoque colaborativo al profesorado y poder incluir algunas actividades en colaboración con profesores de otras universidades, otros países u otras combinaciones lingüísticas.

moocwordle

css.php