Interpretación con relé

Hace ya tiempo que quería hablar del relé, es decir, del sistema de trabajo en el que una cabina interpreta a partir del idioma original hablado en la sala hacia el español. Las restantes cabinas lo hacen a partir de la versión española de la citada cabina hacia los distintos idiomas extranjeros, mediante una conexión electrónica, o “relé”.

phonegame
A pesar de la opinión –compartida– de la AIIC de que “Esta forma alternativa de organizar un equipo de interpretación simultánea puede parecer más rentable a primera vista, pero brinda una calidad notablemente inferior…..” y de que “una de las mayores garantías de calidad en la interpretación simultánea es que el intérprete trabaje siempre hacia su idioma materno. Así, en las situaciones de estrés que caracterizan a esta profesión, el intérprete tiene más recursos intuitivos a su alcance que cuando trabaja hacia un idioma extranjero”, hay que admitir que se trata de un sistema que se emplea con bastante frecuencia y por razones que nada tienen que ver con la calidad de la interpretación o de la comunicación:

Para que el “relé” funcione, el intérprete que trabaja a partir del idioma original debe cambiar manualmente el canal de salida cada vez que pasa del idioma extranjero al español y viceversa. Un fallo técnico o un descuido del intérprete al no cambiar el canal deja sin “relé”, y por lo tanto mudos, a los demás intérpretes. La interpretación queda interrumpida hasta que se subsane el fallo o descuido. Si el intérprete que da el “relé” se equivoca en algún concepto o cifra, se produce un error múltiple al transmitirse a todos los demás idiomas de trabajo. Si el intérprete que da el “relé” no consigue seguir el ritmo de la conferencia, los demás intérpretes se ven obligados a reducir el ritmo y con ello la cantidad de información. Los intérpretes que trabajan en cabinas mixtas son bilingües y utilizan por consiguiente su lengua materna y una lengua extranjera. Por muy bueno que sea el nivel de ésta, siempre es inferior al de la lengua materna. Los intérpretes que trabajan en cabinas mixtas no suelen tener el español como lengua materna, por lo que el español de “relé”, a partir del cual trabajan los demás interpretes, será de inferior calidad. Por ende, muy a menudo, a partir de un castellano no nativo se interpreta hacia lenguas extranjeras que también pueden no ser nativas. Llegados a este punto, la calidad ha menguado dos veces respecto del idioma original en todas las cabinas. El tiempo de espera que transcurre desde que habla el conferenciante hasta que se interpreta a todos los idiomas de trabajo se alarga, puesto que depende de la interpretación hacia el español. Resulta muy molesto durante la proyección de diapositivas, por ejemplo, cuando el último intérprete está comentando una diapositiva que ya no está en la pantalla, o durante los debates, sobre todo televisivos.
Vía: AIIC España


A la pérdida de información, tiempo de espera, posibles errores u omisiones, y merma de calidad de la elocución final del intérprete, hay que sumar las diferencias de estructura y de formas de expresión o de ordenación del discurso según sea el idioma, lo cual dificulta aún más la interpretación con relé. De hecho, en el foro de ndet planteaban hace un tiempo una situación similar, en la que había 4 cabinas puras de inglés, español, francés y árabe:

El disertante habla en árabe y se lo interpreta al francés. La cabina española toma del francés, al igual que la cabina inglesa.

Al terminar, la delegación española busca a los intérpretes para felicitarles (“no sabíamos que hablaban árabe” [nunca sintieron que fueran con relay {relais}], “qué buen trabajo”…) Los franceses también felicitan a los intérpretes.

La colega de cabina inglesa (una de ellas), con muuuuchas horas a cuestas y brillante intérprete, sale al borde las lágrimas, frustrada y muy disgustada y se queja de los colegas de francés. Que si no dieron buen relay, que si daban marcha y contramarcha …. Y dice: que desorganizados para hablar, qué elípticos, qué falta de estructura…

Las intérpretes de español no sintieron molestia alguna con el relay. No les estorbó el francés para nada…

Te pregunto: ¿puede ser que la molestia de la colega inglesa se deba a su estructura cognitiva y a que ella no la deja construir y emitir el mensaje de forma adecuada? Es decir, ¿es el proceso cognoscitivo (o cognitivo) de armado de oraciones para los angloparlantes diferente que para los hispano/francoparlantes? Quizá por eso hubo comunión entre la cabina FR y la ES, y no con la de EN.

Vía: ndet

Yo he tenido que trabajar en muchas ocasiones con cabinas bidireccionales y he «sufrido» más de una relé y también he «infligido» mi relé, con mayor o menor acierto, pero siempre intentando tener en cuenta no sólo a mi audiencia sino a la cabina que dependía de mí. Por eso me he preguntado muchas veces porque no hay más cursos sobre la interpretación relé, ya que al fin y al cabo es una manera diferente de interpretar. Habrá que pedirle a Phil Smith que organice uno, seguro que es todo un éxito a tenor de cómo escribe sobre el asunto en la página de la AIIC.

Sirva esto de botón de muestra:

- Switch your microphone on late because colleagues love the suspense. In some booths they take bets, adding to the general merriment of the meeting.
– Drink a lot, and if possible pour some fizzy mineral water. Ice cubes are an asset but hard to come by outside the North American region, where every booth has an ice machine.
– Try eating whilst working. Crisps are a great favourite.
– Turn your head from the microphone and scrabble around in your briefcase or handbag. Keep talking whilst you do it, as colleagues are tickled pink by the Doppler effect it creates.
– Mumble.
– Colleagues love to improve their word power, so drop in some scrumptious synonyms. Obscure metaphors and similes are popular, as are regional dialects. Colleagues are generally fascinated in discovering ancient words to describe everyday things like a dinner plate or left-handedness
– Invite people in other booths to visit so they can make all the social arrangements with your colleague while you work. With any luck everyone on relay will be able to fall in with your plans.
– Encourage the tea lady to bring her trolley into your booth so your colleague can embark on a long negotiation about light confectionary in a stage whisper.
– Switch off the microphone to give your colleagues a blast of the original. It’s a cleansing experience.
– Make sure your colleague is listening to music on her I-Pod.
– Rustle the newspaper.
– Resist the temptation to call “90” four-score-and-ten, despite the French booth doing it to you all the time. One can overdo things.
– If the floor is given to another speaker or back to the chairman, keep this information to yourself. The consummate expert is the person who can get interpreters to work from and into their own language via relay, say the Spanish booth to interpret Spanish back into Spanish. Prizes are given for how long you can keep this going.

Be Sociable, Share!

Leave a Reply

css.php